Inicio

Embarazo inseperado

Resumen de noticias

Mujer Nueva
El Aborto: Consideraciones Generales.


¿Qué es el aborto?

Etimológicamente, la palabra aborto procede del latín abortus o aborsus, derivados de ab-orior opuesto a orior, nacer. El aborto, desde el punto de vista jurídico mexicano, es, según lo define el artículo 329 del Código Penal para el Distrito Federal, "la muerte del producto de la concepción en cualquier momento de la preñez" (cfr. también art. 265 del Código Penal de Sonora, México). Es decir, se define como la muerte del no nacido en cualquier momento del embarazo. Médicamente, se le define como la pérdida del embarazo, clínica

Clasificación del aborto según su moralidad:

El aborto directo, entendido como fin o como medio, es intrínsecamente ilícito. Cuando se trate de un feto vivo, queda asimilado, desde el punto de vista moral, al infanticidio.

a) espontáneo   (también llamado casual o natural o involuntario), es aquel en el que las causas que lo originan son totalmente independientes a la voluntad humana;

b) provocado   (también llamado intencionado o artificial o voluntario), es aquel causado voluntariamente por el hombre. Se divide en:

•  directo: encaminado a dar muerte al no nacido, como fin o como medio. Es provocado como medio, si se pretende la consecución de otros fines distintos a la muerte misma del feto, por ejemplo la salud de la madre.

El llamado aborto "terapéutico" entra de lleno en la noción de aborto directo, puesto que es voluntaria e intencionalmente provocado como medio para la salud de la madre. Es aborto directo como fin el aborto por violación, el aborto por motivos eugenésicos, y el aborto como medida para disminuir la población.

•  indirecto: es el efecto secundario e inevitable previsto, pero no querido, de una acción buena, exigida por razones graves, compensatorias del efecto malo del aborto, y si se pudiera evitar, se evitaría. mente reconocida, antes de las 20 semanas de gestación.

Se estima en sesenta millones anuales los abortos en el mundo. Se ha denominado "industria del aborto", dando lugar a variedad en los métodos, de entre los cuales los más usados son:

a) succión.-   Utilizado durante el primer trimestre del embarazo. Se introduce por la vagina un tubo hueco por medio del cual se aspira al feto hasta que, desmembrado por completo, es sacado del útero;

b) dilatación y legrado.-   Este método se utiliza desde la séptima hasta la doceava semana de embarazo. Por medio de un afilado cuchillo curvo que se introduce en el útero, se despedaza el cuerpo del bebé. Posteriormente se recogen los trozos para asegurarse de que el útero quedó vacío;

c) inyección salina.-   Por lo regular se utiliza también en los primeros meses del embarazo hasta la decimonovena semana. Se inyecta una solución concentrada de sal que envenena al bebé y además la capa externa de la piel se quema por el efecto corrosivo de la sal. Al día siguiente, la mujer dará a luz un bebé muerto;

d) histerotomía.-   Este es el método utilizado cuando el no nacido se encuentra en un estado adelantado de su desarrollo. El procedimiento es igual a una cesárea, pero el destino del niño es diferente, ya que en esta clase de aborto, el feto es abandonado en un cesto de basura hasta que muera;

e) RU 486.-   Píldora cuyo efecto es impedir la anidación del embrión, pues bloquea en la gestante la producción de la hormona progesterona, necesaria para la anidación uterina y para el proceso normal del embarazo. Tomando dosis de este producto durante las primeras siete semanas de gestación, asociándolo a inyecciones de prostaglandinas, se provoca el aborto en el 95% de los casos. Ha sido llamado el pesticida humano.

Antiguamente se "justificaba" el aborto por diversos motivos, ya sea porque el embarazo se encontraba en sus primeros meses y se consideraba que el feto no estaba animado (Grecia), o, como sucedía en Roma, el embrión era estimado como una portium viscerum matris, esto es, una parte de la madre y, por consiguiente, quien abortaba lo hacía disponiendo de su cuerpo. En el mundo cristiano siempre se tuvo como ilícito el cometer un aborto , y así fue considerado por prácticamente todas las codificaciones de la Europa cristiana. "A lo largo de toda la historia, los padres de la Iglesia, sus Pastores, sus Doctores, han enseñado la misma doctrina, sin que las diversas opiniones acerca del momento de la infusión del alma espiritual hayan suscitado duda sobre la ilegitimidad del aborto. Es verdad que, cuando en la Edad Media era general la opinión de que el alma espiritual no estaba presente sino después de las primeras semanas, se hizo distinción en cuanto a la especie de pecado y a la gravedad de las sanciones penales... Pero nunca se negó entonces que el aborto provocado, incluso en los primeros días, fuera objetivamente una falta grave".

•  La Historia Enseña

•  ¿Por qué el Aborto es Legal?

•  ¿Está jurídicamente protegido el no nacido?

Ética de las consecuencias -- Ética de los principios

Los partidarios de la liberalización del aborto suelen adoptar como punto de vista lo que puede llamarse "ética de las consecuencias" , respondiendo a esta pregunta:

Si se hace legal el aborto ¿las consecuencias serán mejores o peores que las que se obtienen con el aborto ilegal? Se alegan así las beneficiosas consecuencias en el orden de la higiene, evitar la clandestinidad, decidir libremente sobre "el propio cuerpo", etc.

Quienes se oponen, en cambio, a la legalización del aborto adoptan comúnmente la perspectiva que puede denominarse "ética de los principios". Se toma como punto de partida el principio del respeto a la vida humana, y entonces la pregunta que debe responderse es la siguiente:

¿El fruto inmediato de la concepción es un ser humano? Ante la respuesta a esta pregunta, el análisis de las consecuencias -buenas o malas- resulta secundario. Pues adoptado el principio del respeto a la vida humana, nadie analizaría la cuestión de si prescindir en este momento de la mitad de la humanidad, o de los ancianos, o de los débiles mentales, acarrearía buenas o malas consecuencias sobre el resto de los que quedarían con vida.

La Historia Enseña

La Historia enseña que los hombres nos hemos equivocado, incluso gravemente con respecto al trato que damos al ser humano. Así lo ha demostrado la existencia de la esclavitud, la discriminación racial con negros, indígenas, y judíos. El caso más reciente es el de los no nacidos. Afortunadamente hemos aprendido a distinguir entre lo que es legal y lo que es lícito (en conformidad con la Ley Natural), pudiendo existir leyes que sean ilícitas, o sea injustas. En algunos países consideran legal el aborto cuando el estado del embarazo es menor al tiempo que la ley establece la existencia de un ser humano; o, porque se dan determinadas condiciones: malformaciones en el no nacido, violación, peligro para la vida o la salud de la madre, etc.

¿Por qué el aborto legal?

No sólo la Historia, también la experiencia diaria enseña, y entonces nos preguntamos ¿por qué el aborto legal?, desde la perspectiva de la sinceridad, esto es, ¿cuál es el verdadero motivo por el que alguien está o no a favor del aborto? ¿es un motivo humanitario, o por el contrario, egoista? ¿es problema sólo de falta de información, o sobre todo de intereses?

Si se busca información, existe abundante; ¿alguien duda que sea un ser humano el no nacido?, videos, fotografías, estudios por ultrasonido, genética, etc. gritan su humanidad; ¿aun así se pone en tela de juicio que desde temprana edad sea un ser humano? escuchemos los latidos de su corazón a los 70 días de concebido, o antes, desde los 24. Algunos afirman que el no nacido es humano, sólo desde que el cerebro está completo, pero es de llamar la atención el énfasis que ponen en demostrar lo indemostrable ¿por qué será así?. Es de suponer que además de la búsqueda de la verdad sobre este asunto, pueda existir otro motivo, no precisamente humanitario, porque ¿qué humanitario será eliminar al ser humano más indefenso? Pero ahí se les ve, luchando y desvelándose por implantar la legalidad del aborto a petición.

¿Está jurídicamente protegido el no nacido dentro de su madre?

La legislación mexicana considera al no nacido como un ser humano vivo, según la protección que nuestra Constitución Federal establece en sus artículos 1: "Todo individuo gozará de las garantías que otorga esta Constitución..." y 14, segundo párrafo: "Nadie podrá ser privado de la vida ..." .

Estos artículos, junto con el 265 del Código Penal de Sonora (329 del Código Penal para el D.F).: "Aborto es la muerte del producto de la concepción en cualquier momento de la preñez" , y el 117 del Código Civil de Sonora (22 del Código Civil del D.F.): "... pero desde el momento en que un individuo es concebido, entra bajo la protección de la ley...", nos llevan a concluir que para nuestra legislación el no nacido es considerado una persona humana.

El código Penal al tipificar el delito de aborto dentro del título denominado "Delitos contra la vida y la Salud" ("Delitos contra la vida y la integridad corporal" para el código Penal para el Distrito Federal) lo protege como persona humana. En ese mismo apartado se encuentran los delitos de lesiones, infanticidio, homicidio, etc. Los artículos 1389 y 1714 del Código Civil de Sonora confirman el cuidado y protección que se tienen para el no nacido (cfr. también los artículos 1314, 1638, 1643, 1648 y 2357 del Código Civil para el Distrito Federal, el artículo 167 de la Ley Federal del Trabajo, etc.). Por tanto la legislación sí protege al no nacido, pero es insuficiente y poco adecuado el tratamiento que se le da.

En la legislación penal vigente el aborto es un delito de menor importancia respecto al homicidio, debido a que no se valora a la víctima como un ser humano completo. Este punto de vista parece comprensible sólo para aquellos tiempos en los que se carecía de conocimientos sobre embriología, genética, etc.

La ciencia, como medio auxiliar del derecho Penal, demuestra que el "ser en gestación" tiene impresas todas las características del ser humano. Así la genética en la actualidad, ha comprobado su existencia desde el momento en que se unen los gametos femenino y masculino en la trompa de falopio, constituyéndose un individuo de la especie humana desde ese momento hasta su muerte.

 

 

2004® Prohibida su reproducción parcial o total sin previa autorización.
Lee las políticas de privacidad.