Inicio

Embarazo inseperado

Resumen de noticias

Mujer Nueva
Testimonio de mujeres que decidieron no abortar...

 

Mi Dios es real...di sí a la vida.

Una mujer que estuvo a punto de abortar en una clínica de abortos nos cuenta su historia.
Carta recibida el 27 de Agosto de 2002.

Mi historia fue un maravilloso milagro de Dios. En el mes de mayo del año 2001 quedé embarazada. Vivía en un ambiente del modelaje, las modas, los fashion shows, castings, shootings, promociones, pesaba solamente 90 libras, y mi mayor ambición "verme bien, no engordar". Mi novio se protegía con preservativos pero ese 22 de mayo de 2001, el preservativo se rompió, yo supe desde ese instante que estaba embarazada.

Comencé a experimentar los cambios en mi cuerpo, náuseas, mareos, sueño, cansancio, me decía a mi misma, "no puede ser", cuando vi POSITIVE en esa prueba de sangre me quise morir, grite y lloré hasta más no poder, no quería tener un hijo, no lo quería, no podía tenerlo. Vi mi vida echa pedazos, mis sueños obstruidos, mis metas desechas, mi cuerpo, mi afán por el modelaje, todo, todo había terminado, pero encontré la "solución a mi problema", EL ABORTO.

Así fue que fui a una clínica de abortos, recuerdo que al llegar tan solo al estacionarme un inmenso dolor rodeo mi corazón, un sentimiento maternal me agobiaba, un llanto continuo comenzó a surgir de mí, no-tenia consuelo. Comencé a pedirle a Dios perdón y a mi bebé por lo que iba a suceder en ese lugar. Me sequé las lágrimas y entré, llené mi record, pero un escalofrío, un miedo horrible se apoderó de mi vida, presentía que me podía morir en ese procedimiento, pero pensé nuevamente, "no, no puedo tenerlo". Recuerdo que me llamaron y yo le dije a la secretaria "yo quisiera antes de abortar, que me realicen un sonograma, para ver, aunque sea por última vez, no sé lo que haya ahí".

Me cambié de ropa, me puse mi bata, mis chanclas y mi gorro, me senté a esperar en un sillón reclinable junto a unas 5 mujeres más listas ya para cometer ese crimen al igual que yo. Cuando tocó mi turno, mis piernas temblaban, me acosté en la camilla, dos enfermeras totalmente frías me ayudaron en el procedimiento, luego llegó un hombre alto, rudo, serio, asesino. Me trató mal desde un principio, tan pronto me vio, comentó "no me gusta como se ve esta muchacha", me indicó las instrucciones, me dice "te voy a realizar un endovaginal, aquí vas a ver lo que tienes ahí adentro, y yo veo en la posición en que está para luego succionarlo con este instrumento". Tan pronto introdujo el tubo para realizarme el endovaginal, me queje de dolor fue muy brusco y él me contestó "nena, si te duele esto, prepárate para lo que viene después", yo me quería ir, me sentía mal, tenia mucho dolor, pero ya estaba allí y lo iba a hacer, estaba decidida, con dolor en mi alma.

Pero como allá arriba hay un Dios Grande que todo lo ve y todo lo sabe, este médico me dice: "¿tú estas segura que estás embarazada?", le contesté "si, lo estoy", me dice "¿trajiste tu prueba?", miró el record, vió la prueba, y yo digo ¿que pasa? y él me enseña la pantalla y me dice "no hay nada", realmente no veo nada, no veo absolutamente nada y ya tienes 1 mes de embarazo se supone que se vea, tienes que esperar mas tiempo". Yo le dije "no hay problema, vendré luego", pero tan pronto yo salí de aquella clínica, yo dije "Dios mío, que es esto".

Fácil, Dios es tan y tan grande que no permitió que mi pequeño bebé se viera, porque mi hijo tenía que nacer. Al día siguiente fui donde una prima mía enfermera y le pedí que me hiciera un sonograma, ella me llevó al hospital donde trabajaba y en la sala de maternidad, me realizaron un sonograma, le conté lo que me sucedió en aquella clínica que no se veía nada, y para mi sorpresa tan pronto la muchacha colocó aquella máquina en mi abdomen apareció una pequeña cosita latiendo, era el corazoncito de mi bebé, pude ver la bolsita todo, que Grande es Dios!

Decidí tener a mi hijo, continuar con mi embarazo, y el 31 de enero de este año tuve la felicidad más grande de mi vida, pude tener por cesárea mi primer hijo varón, fue la emoción más grande de mi vida, estuve llorando toda la cesárea, cuando me pusieron ese ser humano a mi lado, fue una experiencia sumamente hermosa, nació saludable, fuerte. Hoy día ese ser humano, es la razón de mi existir, lo AMO con todas mis fuerzas, es la personita que más quiero en este mundo, jamás me hubiera perdonado asesinar a mi hijo, no imaginan cuanto lloro cuando en las noches lo veo dormidito a mi lado, y pienso lo que casi fui capaz de hacer. Mi hijo es un niño feliz, siempre tiene una sonrisa en sus labios y es el regalo más bello que Dios me ha brindado.

A todas las mujeres que se encuentran en una situación difícil, que están pensando abortar, DETENTE, no lo hagas, piensa primero, analiza, tu bebé no tiene la culpa, no te pidió venir al mundo, dale la oportunidad de vivir. Yo pude haber regresado aquella clínica pero no lo hice, porque Dios así no lo permitió. Un hijo no es una carga, carga será el llevar la culpa en tu conciencia del pecado de haber asesinado a tu propio hijo, tu propia sangre.

Si te sientes triste, sola, escríbeme a mi e-mail lannalvira@hotmail.com , estoy presta a ayudarte, aconsejarte por el camino del bien. Vamos a darle la vida a esas criaturitas inocentes, Dios no nos da carga que no podamos llevar. Y recuerda haz de esta mi frase tuya también "Las nubes negras y tormentosas no prevalecerán eternamente; el sol brillará de nuevo y las alejará". Ya no me importa el modelaje, no me importa el cuerpo, solo vivo para mi hijo, para verlo crecer sano y saludable y sobre todo, para inculcarlo en los caminos de aquel que lo guardo desde mi vientre y quien le dio la vida, Dios.

Dios te bendiga, y que mi historia te sirva de ayuda para poder continuar hacia adelante, diciéndole SÍ a la VIDA y NO al ABORTO.

 

Carta de Nancy...

Yo viví mi embarazo de manera muy intensa, me lo detectaron hasta los cuatro meses, como los primeros analisis resultaron negativos, me diagnosticaron colitis y gastritis, por ello tome mucho medicamento que esta prohibido durante el ambarazo.

Cuando cambie de médico, me hice otros analisis y resulto que estaba embarazada, me advirtieron que mi bebé podía ya presentar malformaciones físicas o mentales, que en mi caso el aborto erá legal y debía ser lo más pronto posible, mi médico me dijo que lo pensara bien, que podiamos hacer análisis para ver el estado actual del bebé, pero que cualquier problema se podría presentar después. Me hice todos los estudios y hasta ese momento el niño no presentaba problemas, pero también existia el problemas de que era un embarazo de alto riesgo por algunos problemas que tengo en la matriz.

Me enfrente a un mundo tan encontrado de pensamientos, si mi bebé estaba mal al momento de nacer, si yo moría y lo dejaba sólo, y enfermo. Por otro lado si ese el único bebé que Dios me regalaba. Un día totalmente abrumada y confundida, estaba en mi cama recostada, y con lágrimas en los ojos decidi no tenerlo, cerre un momento los ojos, y ví a mi bebé que se elevaba al cielo y con manita me decía adios... en ese momento me aferré a él con todas mis fuerzas, y supe que lo tendría a pesar de todo y todos.

Hoy tengo a mi Daniela conmigo, tiene 7 años y es la niña más hermosa del mundo, y sí, es hasta ahora mi única hija. He querido compartir mi experiencia porque me he encontrado con algunas jovencitas que están embarazadas y tienen la idea de abortar, antes había visto algunas imágenes y ya causan terror aún con dibujos; hoy ví imágenes reales de los distintos tipos de abortos, y realmente es tan triste que uno se pregunta ¿Cuándo llegó el ser humano a esto?... si la madre se encuentra confundida y sufre de todos los remordimientos posteriores.

¿Qué siente el "médico" que lo realiza? Yo no estaba casada cuando me embaracé, me casé cuando estaba embarazada, tal vez otras chicas no corran con la misma suerte, pero ojalá sientan la fuerza que una vida nos infunde a las mujeres. La vida es el regalo más grande de Dios, y que una mujer logre dar nueva vida, es realmente un milagro. Si decides que esta experiencia pueda ayudar a alguien a decir no abortar, será realmente otro milagro.
Gracias

 

Carta de Alicia...

Mi nombre Alicia, tengo 18 años y actualmente estudio Licenciatura en Turismo en una universidad de mi localidad... Tengo una bebé que va a cumplir 4 meses y estoy facinada con ella ¡parece que volví a nacer ! es idéntica a mí... y la adoro.
Actualmente mi novio Luis y yo estamos haciendo planes para la boda... ¡todo el mundo está felíz y nos ha apoyado mucho! Jamás me hubiera imaginado esto, tan solo unos meses atrás, cuando me enteré que estaba embarazada.

Es increíble como la mano de Dios estuvo en todo momento presente en la vida de mi hija, ya que la diferencia entre su vida o su muerte fué de tan solo "UN DIA". La doctora que me atendió fué quien me dió la noticia de mi embarazo, quedé helada... en ese momento, lo último que quería oir era precisamente lo que estaba oyendo.

Muy "comprensiva" la doctora, al ver que no podía parar de llorar me preguntó: ¿Que piensas hacer? ¿ Lo quieres tener ?... ¡Que pregunta! era obvio que en esa situación no lo quería tener. Le dije que no y me dijo que aquí en México el aborto era ilegal, pero que podía conseguirme una cita en una clínica en E.U. en donde podían hacerlo. Solo debía esperar al día siguiente, porque el número telefónico de la clínica había cambiado y tenía que conseguir el nuevo número. "Vente mañana para darte el teléfono nuevo y puedas hacer tu cita", me dijo. ¡Cuánta amabilidad! pensé, esta doctora verdaderamente quiere ayudarme...

Salí de allí desesperada y muy triste, pensando en lo que harían mis padres si se llegaran a enterarse de mi embarazo...sí, un aborto...eso es lo más indicado, sobre todo ahora que solo tengo 8 semanas...todavía ni se forma...¡ es lo mejor !.

Comenté con Luis lo que me dijo la doctora y me dijo que me apoyaba en lo que yo decidiera, pero me comentó que un amigo sabía de "otro lugar" donde talvez podrían ayudarnos...que posiblemente ahi nos saldría "mas barato" que en los Estados Unidos...fué así como la mano de Dios empezó a proteger a mi hija, desde entonces, con ese "ven mañana" todo cambió para ella... Hicimos una cita ese mismo día y acudimos a ese lugar que resultó ser de una organización provida.

En ese bendito lugar nos abrieron lo ojos, nos tranquilizaron, nos dieron seguridad, apoyo, nos enseñaron el desarrollo de nuestra bebé con fotografías y en video, nos hablaron de lo que era el aborto, sus riesgos y consecuencias físicas y psicológicas y nos enviaron de manera gratuita con un médico que por primera vez nos mostró a nuestra bebé a través del ultrasonido...

Cuando la ví moviéndose y chupando su dedito sentí una emoción que no puedo describir...¡escuché los latidos de su corazón!...y desde ese mismo instante, supe que mi hija nacería... ¡Que ciegos estábamos!

Ahora, sabía que lo difícil era enfrentar las cosas en mi casa, tuve mucho apoyo por parte de las personas que trabajan en ese lugar, que gracias a Dios sé que hay en casi todo México y es gratuito. Mi consejera estuvo conmigo siempre y me apoyaba en todo momento... nos vimos varias veces antes de atreverme a hablar en mi casa, por fin me decidí...No voy a contar detalles, pero su reacción, sobre todo la de mi padre, no fué como yo esperaba, mas bien fué de comprensión y apoyo.. claro al principio fué un "drama" pero, como bien me lo dijeron, es una situación que pasa, algo temporal... y es natural puesto que es algo totalmente sorpresivo y no precisamente el "sueño ideal" que cualquier padre tiene para su hija, pero pues así sucedieron las cosas y ahora están encantados con Mariana. La llenan de amor y de cuidados y la niña se siente muy querida entre nosotros.

Doy gracias a Dios por haber recapacitado a tiempo, no sé lo que hoy sería de mi vida de haberme practicado un aborto. Sé que no me lo hubiera perdonado nunca. Estoy convencida que la crisis de los primeros meses pasa con el tiempo y cuando pasa la tormenta, al tener a tu bebé en los brazos, todo lo pasado se olvida y solo quieres abrazarla, besarla, luchar por ella y hacerla felíz.

Mi consejo a cualquier mujer en mi situación es que busque ayuda. En esos momentos, como estamos hundidas en la desesperacion no pensamos con los cinco sentidos... buscamos una salida fácil y creemos que el aborto lo es. Necesitamos de alguien que nos hable con la verdad y nos haga recapacitar...que nos muestre la maravilla que hay en nuestro vientre cuando estamos embarazadas, no que nos lo oculte para sacar un provecho propio. Debemos comprender que en esos momentos, verdaderamente tenemos una vida humana en nuestras manos...la decisión es nuestra.

¿Problemas? siembre habrá problemas en nuestras vidas, abortemos o no....y creo que la mejor manera de superarlos es con la frente muy en alto y con nuestra conciencia tranquila, con la seguridad de haber actuado responsablemente asumiendo las consecuencias de nuestros actos y de no haber lastimado nunca a un ser inocente que además, si le damos esa oportunidad, en el futuro será el centro y la felicidad de nuestras vidas.

 


Carta de Gina...

Hace veintisiete años, estaba en el cuarto mes de embarazo y me encontraba en un mal matrimonio. Sabia de un lugar donde podría obtener un aborto ilegal. Hice una cita y el día anterior al del aborto, creí sentir un movimiento y no fui a la cita. Estoy feliz de no haberlo hecho (sé que Dios nos quería a mi y a mis gemelos).

Terminé dando a luz a gemelos, un niño y una niña. Bien, ahora la niña es mi mejor amiga y me ha bendecido con dos maravillosos nietos (un niño de 6 y una niña de 4). Oh como quiero a mis nietos! Su hermano gemelo es un pastor en una iglesia en Córdova, mi hijo también enseña en el colegio. Cuando mi hijo asistía a un curso de la Biblia, él cantaba en un cuarteto en la universidad y uno de los cantantes fue muerto en un choque de auto. En el funeral el ministro dijo a la congregación que justo unas semanas antes él había asistido a un concierto de ese cuarteto donde mi hijo había predicado haciendo que esa gente joven diera su vida a Cristo.

Entonces pensé que si hace años hubiera tenido el aborto esta gente joven nunca hubiera conocido a Cristo. Ellos pudieron haber perdido su oportunidad. ¡Cuan agradecida me siento de nunca haber hecho esa cita!
Gina

 


Carta anónima...

Me embaracé a los 15 años en el segundo año del colegio. Tenía un enamorado al cual creí amar. Tuvimos sexo, me embaracé y estaba asustada y avergonzada. El actuó como si no fuera gran cosa y como si pudiéramos arreglarlo. Supe que no estaba lista y no podía arreglarlo. El aborto nunca fue una idea en mi mente. Traté de pretender que no era real y lo guarde en lo profundo de mi mente por meses. Mi mamá estaba en su segundo matrimonio y también embarazada, y estaba tan feliz de tener otro bebé que no quise que perdiera esa felicidad con lo que había hecho mal, así que no se lo dije. Alguien en el pueblo le dijo que yo estaba embarazada de 5 meses, ella me preguntó y yo mentí. Ella me preguntó de nuevo dos meses después con un test de embarazo en mano y fue entonces cuando se enteró. Tenía siete meses de embarazo. La siguiente cosa que me preguntó fue que qué pensaba de la adopción.

Encontré una maravillosa familia para mi hijo. Mi mamá dio a luz dos semanas antes de que yo tuviera mi hijo. Ahora el es un niño feliz de cuatro años. Tengo maravillosas fotos y hermosas cartas de su vida mientras crece. Mi mamá y yo soñamos el dia en que lo veamos de nuevo. Bueno, no aprendí mi lección esa vez. Tres años después estaba embarazada de nuevo.

Me había graduado del colegio y decidí conservar al bebé. Su padre y yo ahora estamos casados y tenemos un hermoso bebé de cinco meses. Todavía pienso que era muy pronto para empezar una familia pero era lo correcto. Así que si estas pensando en abortar piensa que hay muchas opciones.

 


Carta de Zazuu...

A pesar de que mucha gente acusa a los pro-vida de no saber que es lo que se siente el ser una madre soltera que cría a un niño, yo he estado cerca de esta experiencia tanto como puede ser sin ser yo misma la madre. Verán, todavía recuerdo estar en la habitación cuando mi mamá me dijo que mi hermana menor de 16 años iba a tener un bebé. Estuve impactada. ¿Qué le iba a suceder? Lo que iba a decidir era solo parte de los pensamientos y miedos que rondaban mi cabeza. Mis padres le dijeron a mi hermana que la iban a apoyar sin importar la decisión que tomara, sin embargo, el aborto nunca fue una decisión viable en sus ojos. Luego de pesar las opciones, decidió criar a su hijo en casa con la ayuda de mis padres.

A pesar de que mucha gente cuestionó su decisión y le dijo que no llegaría a nada si conservaba al niño, ella completó el colegio y empezó a estudiar diseño de interiores en una prestigiosa universidad, finalmente se graduó de la universidad en Mayo pasado mientras ella criaba a su hijo en casa sin su padre. Ella se acaba de casar y se mudó a su propia casa con su esposo. Su hijo Ricky celebra su 7mo cumpleaños el miércoles y ha probado ser el hermano menor que nunca tuve. Durante las vacaciones él es muy mimado por sus abuelos, un gran grupo de tías y tíos que saben que él es el mejor!

Algunos dicen que mi hermana es una de las pocas "afortunadas" y que esa opción no es para todas, cuando es cierto que muchas mujeres, en peores circunstancias que las de mi hermana, no tienen otra posibilidad que no sea dar a su hijo en adopción. Resiento la implicación de que ella fue afortunada. La decisión de criar a su hijo en casa no fue fácil e involucró muchos sacrificios para ella así como trabajo duro para nuestra familia para hacer espacio para un nuevo niño en nuestras vidas. Aún más, cada niño, sin importar cuales sean las circunstancias de su nacimiento tiene un derecho a la vida que nosotros como sociedad estamos obligados a honrar. El hecho de que no lo hagamos es simplemente criminal.

Habiendo dicho esto, no pienso por un minuto que fue la obligación lo que motivó a mis padres y hermana. Amar a Ricky es un regalo y un privilegio y me apena la situación de los que tuvieron que dar a sus hijos en adopción debido a sus circunstancias. Sin embargo, lo que Ricky nos ha enseñado es que esta sociedad necesita hacer espacio para los niños, en vez de abortarlos antes de nacer o ocasionar que las mujeres que escogen conservar a sus hijos sufran. Necesitamos acercarnos a las mujeres que crían a sus hijos sin el padre incrementando las oportunidades educacionales y los servicios sociales y ayudar a las mujeres que dan a sus hijos en adopción. Hacer espacio para los hijos de una madre soltera involucrará sacrificio y trabajo duro como sociedad, pero si que valdrá la pena. Aún más, los niños lo merecen y el derecho humano básico a la vida lo demanda.
zazuu

 


Historia de Sonia...

La experiencia de mi amiga Sonia, es desgarradora. A ella le practicaron un aborto de su primer embarazo, cuando era muy jóven... nunca lo pudo olvidar.

Años después tuvo un segundo embarazo y debido a su desesperación, nuevamente pensó en "suprimirlo". Aunque recordaba lo traumatizante de su primera experiencia y esto la detenía un poco, tenía mucho miedo porque estaba completamente sola y pensaba que no podría hacerse cargo de su hijo. No sabía que hacer, contempló la posibilidad de darlo en adopción, pero también esta idea no la convencía. Sin embargo, pensó que en este caso realmente sería lo mejor para su bebé.

Finalmente, por cosas del destino, se enteró de la ayuda que brindaba un Centro para la mujer embarazada de una organización provida de Sonora y acudió buscando orientación.
Ahí conversaron con ella y hasta se hizo de buenas amigas. Ya nunca mas sintió que estaba sola... Se sintió acogida con amor y respetada. Al analizar algunas de las alternativas que ahi le brindaron, decidió irse a una casa hogar de Guadalajara. No sabía con certeza si daría a su bebé en adopción o lo conservaría a su lado, pero sabía que el irse un tiempo a estar a solas consigo misma y con gente que buscaba ayudarla, le serviría para pasar el resto de su embarazo con tranquilidad.

En aquella casa hogar, le dieron de forma gratuita alojamiento, comida, servicio médico y sobre todo un ambiente de amor y solidaridad. Allá, con ayuda de gente de buena voluntad, venció su miedo y finalmente decidió quedarse con su hija. A la fecha esta niña tiene ya tres años, está al lado de su madre, Sonia, que la adora y no se arrepiente de haber tomado esta desición aún con las situaciones mas adversas, las cuales, una a una, han ido superando juntas.

Sonia escribió unas palabras, basándose en su propia experiencia, que me pidió compartir con ustedes cuando le comenté de esta página:

" Abortar es arrancar, matar sin piedad. No solo arrancarán la preciosa vida que late dentro de tí, te despojarán de instinto maternal, amor y sensibilidad, jamás volverás a sentirte ni a sentir igual. Cuando escuches como rompen lo huesos de tu bebé para sacarlo, algo dentro de tí también se romperá. Crecerá dentro de tí un odio que te pudrirá y donde quiera que voltees verás madres abrazando a sus bebés o niños corriendo y gritando felices y nunca podrás perdonarte... Soñarás el cadaver mutilado de tu bebé inocente flotando en un charco de sangre. El sonido de sus huesitios se convertirá en un escalofrío que te sacudirá cada vez que escuches el llanto de un bebé. En tus manos está, mujer, el vivir esta agonía o evitarla... No sufras innecesariamente."

".. En el momento que contemples el rostro de tu bebé al salir del quirófano olvidarás cualquier contratiempo del pasado. Ese bebé te enseñará a amar, perdonar y hasta sonreir y besar. Tal vez dudes del amor de Dios y no creas poder con el paquete tu sola, puedes en ese caso darlo en adopción a una familia que estará facinada de sentir sus manitas, de escuchar sus pasitos corriendo a encontrarlos y de recibir todo el amor que un niño es capás de regalarte.... Eso significará que ya no tendrás responsabilidades pero tampoco privilegios y que jamás volverás a contemplar su sonrisa. Si decides quedarte con tu bebé y buscar la forma de salir adelante, pidele a Dios que te ayude y Él encontrará la mejor manera de hacerlo, habrá dificultades y a veces te deseperarás pero poco a poco saldrás adelante, tienes que ser muy valiente, mujer, y cuando mires a tu bebé y contemples la inocencia de su mirada y la ternura de su sonrisa, te darás cuenta de que todos tus sacrificios han valido la pena . "

 


Carta de Bárbara...

Fui adoptada cuando tenía 7 años de edad. Mis padres me abandonaron a mi y a mi hermana mayor y fuimos puestas en hogares temporales. Debido a algunos problemas emocionales que mi hermana sufrió, fuimos llevadas a hogares diferentes. Ella fue al mejor hogar y eventualmente yo fui llevada allí también. Todo esto pasó a la edad de 4 a 7 años. Doy gracias a Dios todos los días por los padres que El me dio. Mi situación fue diferente de muchas - ¡no lo son todas! pero la adopción fue una cosa maravillosa! Estuve leyendo algunos artículos acerca del aborto y me hizo pensar en mi propio hijo. Cuando yo tenía 17 , casi 18 me violaron y como resultado me embaracé.

Hubiera sido tan sencillo para mi abortar a mi hijo, pero supe que el aborto es el asesinato de un bebé inocente, así que no lo haría. Esto sucedió en Julio de 1995, y en Agosto fui a la universidad. Cuando me di cuenta de que estaba embarazada no se lo dije a nadie. Sentía que no había nadie a quien acudir. Sentí como si mis padres lo supieran se desilusionarían de mi. Por su puesto, me equivoqué, pero no lo sabía entonces.

Finalmente en Diciembre se los dije. Ellos se mostraron muy comprensivos y me dejaron decidir si tendría o no al bebé. Decidí conservarlo y lo llame Nathaniel, que significa regalo de Dios. El ha sido realmente un regalo para mi. En 1997 me casé con un maravilloso hombre llamado David quien no podría amar más a Nathaniel si fuera su padre. David y yo esperamos un hijo en Marzo. Estamos tan emocionados! Dios realmente me ha bendecido.
Barbara

 


Carta de Araba...

Mi organización dedicada a la crisis de embarazo ha funcionado por 2 años. El centro lo llevamos mi madre y yo. Mi razón para empezar este centro es porque cuando estaba embarazada de mi último bebé, fui a una clínica de abortos en Atlanta con la intención de abortar a Alexa. Sentí que no tenía a quien acudir. Ya tenía dos hijos y mi esposo nos abandonó. Yo sentí que no había forma de mantener a otro hijo. Estaba en una profunda depresión y yo odiaba Alexa porque la culpaba de que mi ex esposo nos abandonara tan abruptamente luego de que le dije que estaba embarazada otra vez.

Estaba herida y avergonzada. Por la primera vez en mi vida, tuve que acudir a la ayuda social. Definitivamente tenía que deshacerme de este niño. Fui a la clínica, pague dinero y me senté a esperar. Había tantas mujeres que estaban antes de mi, quienes estaban allí con el solo propósito de pagar a alguien para aspirar la vida de alguien a quien habían creado. Alguien que era tan parte de ellas como ellas mismas. Mujeres que probablemente se sentían tan desesperadas como yo y no tenían a quien acudir.
Me encontré con una mujer llamada Verónica quien estaba embarazada de 8 meses. ¿Como podía alguien llevar a un niño por tanto tiempo y luego asesinarlo? Ni siquiera sabía que el aborto era posible con el embarazo tan avanzado. Escuché la historia de Verónica y me deshice en llanto. Esto era tan natural como control natal para ella. Este era su cuarto aborto. ¿Como podía yo vivir conmigo misma si mataba a mi hijo? ¿Como sobreviviría mi familia si no lo hacia?

No es necesario decir que estaba llorando tan fuerte que salí para tomar aire. Allí es donde conocí a Kathleen. Kathleen trabaja en un Centro de crisis de embarazo llamado Mujer por Mujer. Ella me habló y me ayudó a darme cuenta de que no tenía ningún derecho de decidir si mi bebé debía vivir o morir. Mi bebé estaba allí y era mi responsabilidad como mujer, como madre y como ser humano el traerlo al mundo. Kathleen me mostró que había esperanza y ayuda para mi, mi familia y mi bebé. Mujer por Mujer hizo mucho por mi. Me asistieron financieramente, me dieron todas las cosas que necesitaba para mi nuevo bebé. Incluso me dieron ropas para mis otros niños. Estaban a más de 3 horas de mi casa pero vinieron a ayudarme. Le debo a Kathleen la vida de mi hijo.

Sin embargo hay otra razón para empezar el centro. Mi madre está curándose de una depresión por un aborto. Cada año cerca de la fecha del asesinato de mi hermano o hermana, mi madre se deprime y llora mucho. Mi hermanita tuvo un aborto cuando yo estaba embarazada de Alexa. Alexa nació en Septiembre, y su hijita debía nacer en Diciembre. Los abortistas tuvieron la cara dura de decirle a Erica que había una niña pequeña en su útero, en la clínica de abortos. Mi hermana me dijo que ella quería arrepentirse a ese punto, pero estaba asustada. Mi sobrina y mi hermano están muertos ahora por las manos de asesinos en serie. Tanto mi madre como mi hermana dicen que estaban bajo la idea de que el bebé no era un bebé. Les dijeron en la clínica de abortos que solo era una masa de sangre creciendo dentro de ellas en ese momento. Eso es lo que pensé también yo, antes de enterarme de la verdad.

En los últimos dos años, hemos salvado 32 vidas de niños inocentes. Sé que el número es pequeño, pero si puedo salvar solo una vida inocente, sé que tengo un propósito.
Araba Burke

 


Carta de Angela...

Estaba buscando información pro-vida en el Internet cuando encontré su sitio y me gustaría compartir una historia con ustedes:

Cuando tenía 20 años me hallé embarazada. Cuando mi doctor me dijo que estaba embarazada me preguntó como me sentía acerca del aborto, y le dije que no creía en eso y él me dijo que él sentía lo mismo. Entonces procedió a decirme que había cometido el peor error de mi vida y que debería considerar el aborto. También me dijo que probablemente tendría una pérdida si no tenía un aborto, porque estaba bajo tanto estrés (el conocía a mis padres y pensaba que ellos se enojarían). Que me dijera que estaba embarazada y al mismo tiempo decirme que tuviera un aborto o una pérdida fue muy difícil de aceptar. Nunca hubiera creído en el aborto pero mi doctor me convenció de que no había manera de tener este bebé. Le dije a mi novio que estaba embarazada pero también le dije que no necesitaba decírselo a nuestros padres porque iba a tener una pérdida. Por 10 segundo discutimos tener un aborto, y hasta este día estoy asqueada conmigo misma por siquiera considerarlo.

Terminamos diciéndoselo a nuestros padres, o debo decir que él se los dijo, porque todo lo que yo podía hacer era llorar. No estaba llorando porque no quería al bebé, lloraba porque sentía que había desilusionado a mis padres. Fui criada en un hogar católico estricto sabía que mis padres esperaban más de mi. Mi madre se encerró en su cuarto y lloró por una semana y mi padre quien pensé que mataría a mi enamorado me dijo que era tiempo de crecer y prepararme para tener un bebé. Ahora estoy casada y tengo un hermoso niño de 22 meses quien está absolutamente mimado por sus abuelos. Mi esposo y yo esperamos un segundo hijo en Septiembre y no podemos ser más felices. También a los 3 meses luego de que Thomas nació, me empeñe en ir a mi doctor y mostrarle la foto del niño que me dijo que debía matar. Me gustaría mostrar la foto de Thomas a todos los que consideran el aborto. Sinceramente,
Angela

 


Carta de Susan...

Soy alguien que tiene que escoger entre el aborto y conservar el bebé. Tengo 24 años y me enteré de que estoy embarazada de 6 semanas. Mi enamorado de un año quiere que aborte al bebé, y yo lo quiero conservar. ¿El asunto ahora es cómo vamos a mantener al bebé? ¿Quién lo va a cuidar? ¿Cómo vamos a enfrentar a otros?, etc.

Personalmente tengo muchas dudas acerca del aborto, a pesar de no estar muy segura de las complicaciones envueltas. Luego de leer su artículo acerca del aborto tengo las cosas más claras. Ahora veo mi posición más claramente. Pensé en dejarle una nota de aprecio. Realmente quiero conservar a mi bebé, con o sin mi enamorado. La vida es preciosa, y está creciendo en mi vientre. Gracias.
Susan

 


Carta de Melissa...

Hola, soy una madre de 17 años de edad y con una hija de casi 9 meses. Cuando conocí a mi novio, no sabíamos cuanto tiempo duraríamos juntos, pero esperaba que bastante! Un mes y medio luego nos enteramos que estaba embarazada. Siendo un chico que no sabía como el aborto hiere a un bebé nonato viviente o *feto* él me preguntó si tendría un aborto. Yo solo tenía 15 años y él 18. Fui muy brusca y le dije NO!, pues había visto fotos de bebés abortados y el solo pensar en abortar una parte de nosotros dos me enfermaba!! Así que entonces él me preguntó que penaba de la adopción.

Pensé mucho acerca de eso, pero cuando mi madre me preguntó "Realmente serías capaz de dar parte de ti luego de verlo o verla y escuchar a ese niño llorar?" Pensé, Guau, no lo creo. Mi novio fue muy comprensivo cuando le dije que quería conservar al bebé y él se quedó a mi lado todo el tiempo. Ahora vivimos con mi madre y ella nos ayuda a cuidar a nuestra hija y ella es una bebé muy feliz. Estoy dichosa de haber tenido una madre tan comprensiva en quién depender si lo necesitaba. Me encanta ser madre a pesar de que el embarazo no fue planeado. Y aún no puedo pensar en mi hija como indeseada, como muchas madres de mi edad piensan.
Melissa

 


Carta anónima...

Hace seis años y medio, mi hija de 20 años soltera vino a mi esposa y a mi con las temidas noticias...ella estaba embarazada. Sabíamos que el padre era un hombre extraño y que estaría seguramente fuera del cuadro. Estabamos en lo cierto y el voló en dos meses. Todos estabamos devastados pero mi esposa y yo sabíamos que un aborto no era una posibilidad. Mi hija consideraba esta posibilidad cuando se sentía triste pero finalmente rechazó la idea luego de que mi esposa y yo hablamos con ella por largo tiempo. Mi hija y mi nieta vivieron con nosotros y todos amamos y cuidamos al bebé. Entonces hace cuatro años mi hija se embaraza DE NUEVO!! No creo que ella sea "fácil" , pero tampoco creo que sea demasiado lista. Por qué no había aprendido su lección no lo sé, pero el hecho permanecia...que estaba embarazada de nuevo. Ella estaba absolutamente destruida. Pensaba que su vida se había acabado.

Ella habló seriamente acerca de abortar pero mi esposa y yo otra vez pudimos convencerla de no hacerlo. Ella insistió en que nunca tendría ningún tipo de vida "normal" con dos hijos y, yo pienso, realmente consideró el suicidio. Eventualmente nuestra nieta nació hace tres años. La amamos y sacamos lo mejor de nuestra diferente familia.

Hace tres años mi hija conoció a un jugador de golf japonés. El había perdido a sus dos hijitas cuando su ex esposa las abandonó en Japón cinco años antes. El amó a mi hija y sus dos hijas como si fueran suyas. Se casaron hace dos años y ahora son la familia más feliz que conozco. El marido de mi hija es muy exitoso. Mi hija tiene un nuevo auto y viven en un hermoso condominio en la playa. Las niñas son muy FELICES. Cuando pensamos en lo que mi hija estuvo a punto de hacer y lo que muchas jóvenes hacen cuando se enfrentan con lo que PARECEN ser insuperables dificultades, realmente me asusta. Pensamos que el mundo pudo haberse perdido de estas dos hermosas, y felices niñas solo porque en ese momento las cosas parecían tan desesperadas! ¿Cuántas mujeres han hecho terribles decisiones que luego han lamentado? ¿Cuantos hermosos niños ha perdido el mundo solo porque eran inconvenientes?
La persona que envió esto es muy conocida y pidió permanecer anónima.

 


Carta de Cynthia...

Se suponía que yo fuera un aborto. Afortunadamente para mi, mi madre creía en la belleza de la vida. Le dijeron que su bebé sería retardada y que traer a esa vida al mundo sería cruel. Ella escuchó a su corazón y a Dios y continúo y me tuvo. Ahora tengo 18 años y soy una estudiante de 10/10. Los doctores se equivocaron y eso pudo costarme la vida. Gracias por este website y por sus esfuerzos. Lo aprecio y continuaré apoyándolos.
Cynthia

 


Carta de Michelle...

Tengo 21 años y soy madre de 3 niños, nunca he usado la asistencia social y he estado casada con el padre de mis hijos por 5 años. Me embaracé a los 15, entones mi enamorado, ahora esposo, tenía 16, la primera vez. Si fue MUY inconveniente, usamos control natal, y el resultado de la prueba de embarazo fue muy indeseable, pero mi hijo no es indeseado y él ha cambiado mi vida.

Mi esposo y yo tomamos la responsabilidad de nuestras acciones. Nuestro segundo fue planeado, pero no lo amamos más que el primero y mi tercera fue una agradable sorpresa (mi pequeña conejita). Usted se ha dirigido al problema muy bien. Aprecio lo que usted dice y espero usar esas ideas en el futuro. Considero que soy feminista, excepto en el aspecto del aborto. Nuestros derechos solo se extienden a nuestro cuerpo, no a alguien más!
Michelle

 


Carta de Jodie...

Tengo una hija. Me embaracé en un momento muy inconveniente. No tenía un hogar, ni dinero, ni un padre que mantuviera al niño, y muy poco contacto con mi familia. Mucha gente pro-opción diría que esta es una buena situación para un aborto. Sin embargo *escogí* el no abortar a mi hija.

Mi hija nació tres meses y medio prematura, pesando solo 1 libra y 7 onzas. Me asombró como los doctores pudieron salvar su vida y ahora ella es una saludable niña de 1 año y medio. Lo que me sorprende aún más es que la misma tecnología que puede salvar estos bebés prematuros también puede matarlos en la misma etapa del embarazo.

Nadie podría decirme nada que me convenza que mi hijo estaba muerto cuando estaba en mi útero y luego vivo cuando nació. Sentí que se movía dentro mío, escuché el latido de su corazón. Eso es un ser humano vivo, que no puede hablar por si misma, pero con los mismos derechos que otras mujeres. Incidentalmente, puse a mi hija en adopción y ahora está en un hogar muy feliz, y mi vida continua.
Si, ha sido difícil para mí a veces, pero lo he superado y eso pueden hacer otras mujeres. Mujeres: encuentren su fuerza interior y utilícenla!! No pienso que la adopción sea la solución *perfecta* para todos los embarazos no planeados, pero creo que funciona bien en muchas situaciones. Lo único que tengo que decir es que no hay cosa como un embarazo indeseado. Porque por cada mujer embarazada que no desea su embarazo, hay una mujer que haría cualquier cosa para poder tener un niño.
Jodie

 


Testimonio de James...

Quisiera contarles una historia acerca de una mujer que conozco. Lucía a los veinte años conoció a Joseph el hombre con el cual se casaría. Juntos esta mujer y su esposo decidieron que la familia ideal que construyeran tendría, dada la gracia de Dios, exactamente tres niños. Luego de 11 años juntos, Dios proveyó de acuerdo a sus deseos y bendiciones. Les dio tres saludables niños! Dos niños y una niña intermedia.

Cuando los niños tenían 7, 4 y 2 años de edad, Lucía sintió los efectos físicos familiares de nuevo - ella creía que podría estar embarazada por una cuarta vez. Visitó a su doctor para confirmar el embarazo que sospechaba y fue a un examen de rutina. Lucía estaba embarazada pero esta vez el doctor descubrió un problema y la hospitalizó inmediatamente. Ella tenía un cáncer creciendo incontrolablemente en su colon. El doctor y el cirujano prescribieron un aborto y cirugía para remover el cáncer como el mejor tratamiento que podían ofrecer.

Demasiado frecuentemente en este país, si se tiene una enfermedad seria cuando se está embarazada, el enfoque típico del doctor es abortar, y luego tratamiento. Esta no es la práctica en muchos países que tienen un menor índice de mortalidad infantil que en los Estados Unidos. En realidad, hay pocos, y muy raros casos en los que haya razones médicas para abortar. Sin embargo, las mujeres son siempre enfrentadas a dos opciones: tener un aborto y tener un tratamiento adecuado o tratar de conservar al bebé arriesgando la muerte.

Lucía tenía solo 35 años y 2 meses de embarazo. Ella y su esposo ya tenían tres pequeños niños. Exactamente lo que habían "planeado". Ella había abandonado una carrera en diseño de modas que había empezado cuando era soltera para tener y cuidar de su familia. Lucía estaba profundamente dedicada a sus tres pequeños y a su esposo. Todos la necesitaban. El bebé que crecía dentro suyo tenía menos de 4 cm. El feto ya tenía la apariencia humana. Las ondas cerebrales están presentes en un bebé que crece. Los ojos, oídos, nariz, dedos ya están formados y el corazón late a la cuarta semana, la sangre (de un tipo diferente al de la madre) fluye. Los reflejos ya se dan y partes de la piel son sensitivas al tacto. Las huellas digitales se han empezado a formar junto con las líneas de las manos. Pero, la vida de Lucia estaba en un peligro mortal. Ella tiene solo 35 años y tienen tanto por que vivir y que hacer. La vida del bebé está en peligro mortal. Tiene solo 8 semanas de edad. El útero materno de repente se ha vuelto un lugar muy peligroso para vivir, pero - no tiene "opción".

Lucía tomó su decisión - no el año anterior- no hace diez años- ni hace 20 años - sino hace cuarenta años en el otoño de 1955! Consideren por un momento el estado de la medicina y el tratamiento para el cáncer en esa época. No había resonancia magnética ni tomografías computarizadad disponibles para determinar en forma precisa las medidas y la diagnosis del cáncer creciente. Los crudos tratamientos de quimoterapia estaban disponibles, pero el láser o cirugía ortoscópica o sofisticados tratamientos bioquímicos no. El cáncer era muy temido - y en forma justificada, porque había muy pocos doctores que pudieran aislar el cáncer mediante extracción quirúrgica. Quedaban pocas oportunidades en la cirugía. En el caso de Lucia, ¿que hubieras decidido?

Si fueras el amoroso marido de Lucia y el padre de tres niños pequeños, que le dirías a tu esposa? Lucía entendió la perspectiva de Dios en esta situación. Pensamos que la decisión de ella era clara. Por qué? Simplemente ten en cuenta que ella sabia lo que estaba bien. Lucía sabía que tenía que confiar en Dios. Lucía estaba convencida de conservar al niño, como un regalo de Dios, el autor de la vida, el creador de todas las cosas.

Esto se volvió muy real para Lucía. Recientemente, un testigo presencial me dijo : "Desde el principio ella estaba determinada a darte a luz" Ustedes verán, yo soy el cuarto hijo. Mi madre se sometió a cirugía en Octubre de 1955 cerca de la octava semana de embarazo para remover la mayor parte de su colon. La operación fue exitosa, y solo a través de la gracia de Dios y de su decisión correcta, fue que nací en 1956. Bendito Dios. Mi madre tuvo una segunda cirugía luego del parto. Como resultado, vivió el resto de su vida con una colostomía.

Dios bendijo a mi madre y padre, mis dos hermanos y hermana y a mi con la completa cura del cáncer de mi madre. El nos bendijo a todos con otros 39 años de vida para mi madre. Suficiente para que pudiera presenciar el nacimiento de sus nietos. Ellos crecieron lo suficiente para tener sus propios recuerdos de ella. Fuimos todos benditos por Dios. El Señor finalmente la llevó con él en 1995.

El le trajo mucho consuelo y paz cuando su salud falló y gentil y piadosamente puso su mente en reposo. Su providencia fue realmente asombrosa cuando una y otra vez le envío lo que ella necesitaba para continuar su vida junto a El con gracia y amor.

Estoy tan agradecido de estar vivo. Tengo dos niños propios. Dios ha revelado su plan para mi y mi esposa a través de esto y nos ha confirmado muchas veces que nuestro ministerio pro-vida es parte de su propósito para nosotros de acuerdo a su plan. Cuando pienso en mi madre me doy cuenta del inmenso valor de la vida humana. Recuerdo y celebro la verdad - que la vida es un regalo de Dios, y toda la vida humana, nacida y nonata, es sagrada.

Conocemos a Dios como el creador de TODAS las cosas, y separa al hombre y le da valor especial. Cada individuo gana un valor sin precio por ser hecho, formado a la imagen de Dios . Dios ofrece su gracia, su perdón y salvación a todos, sin importar los pecados del pasado. La santidad de la vida humana aplica no solo al nonato, sino a otros. Si bebés inocentes pueden ser eliminados por millones, puede el infanticidio forzado o la eutanasia estar lejos para los discapacitados, los ancianos, o los enfermos terminales?

Está mi vida todavía en peligro de ser tomada contra mi voluntad por causa de falta de respeto por la simple vida humana? Puedes apostar que sí.
James A. Sieffert

 

2004® Prohibida su reproducción parcial o total sin previa autorización.
Lee las políticas de privacidad.